viernes, 25 de diciembre de 2009

La Sociedad del Conocimiento



¿Acaso es el conocimiento algo tan nuevo y significativo en la historia del hombre, como para ser ahora y no antes un diferencial?
En el primer párrafo de la Introducción del Informe UNESCO 2005 “Hacia las sociedades del conocimiento” podemos leer “Cabe preguntarse si tiene sentido construir sociedades del conocimiento, cuando la historia y la antropología nos enseñan que desde la más remota antigüedad todas las sociedades han sido probablemente sociedades del conocimiento, cada una a su manera.”
Intentaremos pues primero entender porque creemos estar realmente en una época donde este tiene un sesgo especialmente significativo en el conocimiento.
Por otro lado, me gustaría comentar lo que en el libro “Las industrias culturales y comunicativas en las nuevas redes: paralelos y consecuencias en la educación” dice Bustamante “El mayor obstáculo para el análisis de las transformaciones de la cultura y la educación a través de las innovaciones tecnológicas reside hoy en el reinado casi omnipotente del pensamiento utópico”. Y es que cuando hablamos, estudiamos, nos documentamos, etc. tendemos a posicionarnos en visiones utópicas y olvidarnos de la realidad que vivimos. Con una visión clara e inexplicablemente maniquea, nos posicionamos en defensa de un mundo ideal o en una decadencia apocalíptica.
Gracias al mundo tecnológico de hoy nos hemos podido acercar a muchas de las utopías diacrónicas aneladas por el hombre : las máquinas, calculan, escriben, se habla a distancia, se pueden ver dos personas situadas en continentes diferentes, las máquinas pueden vencer a los genios de ajedrez, pueden pensar... Son muchos los que creen que Internet se ha convertido en un espacio social alternativo al mundo real, hay quien cree que nos dirigimos a un estado de pensamiento único e impersonal y en el otro extremo tenemos a los que se resisten y aferran al pasado sin ver los cambios inminentes de nuestra sociedad.
Como reza la frase atribuida a Charles Darwin, “Las especies que sobreviven no son las especies más fuertes, ni las más inteligentes, sino aquellas que se adaptan mejor a los cambios”. Así para pode apreciar los cambios y adaptarnos a el que nos a tocado vivir; comenzaremos una rápida retrospectiva al pasado de la historia del hombre. Esperando que al hacer ese recorrido cojamos la inercia suficiente y con seguridad de estar pisando sobre terreno conocido, adentrarnos en la Sociedad del Conocimiento. Veremos también cómo la economía depende cada vez más del mercado de la información.

Descargar Documento pdf " La Sociedad del Conocimiento"